Breast Cancer Prevention Institute

Breast Cancer Prevention Institute
booklet

Cáncer de mama: Riesgos y Prevención
Cuarta edición

Este folleto está escrito para ayudar a
las mujeres a entender cuáles son sus
factores de riesgo para el
desarrollo de
cáncer de mama y cómo
pueden reducir estos riesgos.


Breast Cancer Prevention Institute
Angela Lanfranchi, MD, FACS

Profesora Clínico Asistente de Cirugía
Escuela de Medicina Robert Wood Johnson
Piscataway, NJ



Joel Brind, Ph.D.

Profesor de Biología Humana y Endocrinología
Baruch College, City University de Nueva York
Nueva York, NY




Traducido al español por

Dr. Rafael J. Cabrera-Artola
Obstetricia y Gyncology
Director of Instituto de Ciencias, Bioetica y Familia
Professor of Obstetric and Gynecology and Bioethic  



Breast Cancer Prevention Institute


ISBN 978-0-9798870-1-7

Copyright 2005,2007
Instituto de Prevención de Cáncer de Mama.
Cuarta edición
Todos los derechos reservados

Este folleto también está disponible en línea en:
Breast Cancer Prevention Institute web site:
www.bcpinstitute.org
The Breast Cancer Prevention Institute
Is a research and educational
501(c)(3) public charity
Toll-free phone: 1-866-622-6237
(1-86 NO CANCER)
www.bcpinstitute.org


Breast Cancer Prevention Institute

Contenido:

INDICE
 

Acerca de los autores

Prefacio a la tercera edición

  Prefacio a la cuarta edición.
1
Introducción
2
Entendiendo Qué Significa Riesgo
3
Entendiendo el Cáncer de Mama, Cancerígenos y Promotores
4

Exposición a Estrógeno y el Riesgo de Cáncer de Mama

5
Madurez de la Mama y el Riesgo de Cáncer de Mama
6
Edad y duración de Exposición a carcinógenos y el Riesgo de Cáncer de Mama
7
Historia Reproductiva y el Riesgo de Cáncer de Mama
8
Embarazo y el Riesgo de Cáncer de Mama
9
Radiación y el Riesgo de Cáncer de Mama
10
Genética y el Riesgo de Cáncer de Mama
11
12
Lactancia y el Riesgo de Cáncer de Mama
13
Metabolismo y el Riesgo de Cáncer de Mama
14
Dieta y Estilo de Vida y Riesgo de Cáncer de Mama
15
16
Estrategias para disminuir el Riesgo de Cáncer de Mama
Resumen
Glosario
Referencias bibliográficas
 

Acerca de los autores

Dra. Angela Lanfranchi es cirujana de mama de práctica privada en Bound Brook, NJ. Graduada en 1975 de la Escuela de Medicina de Georgetown, Profesora Clínico Asistente de Cirugía en la Escuela de Medicina Robert Wood Johnson, miembro del Colegio Americano de Cirujanos y certificada por la Junta Americana de Cirugía. Ella es miembro de la Comisión Consultiva Profesional para el Bienestar Comunitario de New Jersey Central, de la Coalición contra el Cáncer del condado de Somerset y del Grupo Asesor de Expertos para la Junta de Examinadores Médicos de New Jersey. Ella es co- directora quirúrgico del Programa de Atención de Mama de Sanofi-Aventis en el Centro de Cáncer de Steeplechase en Somerville, Nueva Jersey.


Dr. Joel Brind es profesor de Biología Humana y Endocrinología en Baruch College de la City University de Nueva York. Graduado de Yale, recibió su doctorado en la Universidad de Nueva York en 1981. Él es un bioquímico que desde 1972, se ha especializado en el estudio de hormonas esteroideas de la reproducción, como los estrógenos y su relación con las enfermedades humanas. Tiene una reputación internacional como investigador del cáncer de mama y es ampliamente publicado en revistas médicas. Fue miembro del Comité Asesor de Detección Temprana del Cáncer de Mama y Cervical y del comité asesor de los Centros para el Control de Enfermedades y su Prevención (CDC), del 2003 al 2006.


Breast Cancer Prevention Institute

Prefacio a la tercera edición

En los últimos treinta años, mientras la mayoría de los cánceres más importantes han empezado a disminuir, la incidencia de cáncer de mama en los EE.UU. se ha incrementado en un alarmante 40%. La mayor parte de este aumento se ha producido en la generación de los autores, la generación de "liberación de la mujer."

Esta generación ha vivido con cambios marcados en su estilo de vida en comparación con el de sus madres. Por ejemplo, ellas culminaron carreras profesionales y lograron el retraso de la maternidad con la ayuda de píldoras anticonceptivas, o han decidido renunciar a la maternidad por completo. Estos cambios en los patrones reproductivos, así como otros cambios de estilo de vida pueden considerarse como razón del aumento del cáncer de mama. "Linda, has recorrido un largo camino ", dijo un anuncio animando a las mujeres a fumar, causando no sólo un aumento en el cáncer de pulmón, sino de mama y otros cánceres también.

La publicación de la primera edición de este folleto fue impulsado por el conocimiento de los autores de que gran parte del aumento del cáncer de mama es atribuible a los riesgos evitables, y el hecho de que otras fuentes de información sobre el riesgo de cáncer de mama tienden a no ofrecer información completa sobre estos riesgos. Ha sido la esperanza de los autores que, armados con información completa y precisa, las mujeres puedan tomar decisiones más saludables que reduzcan al mínimo el riesgo de cáncer de mama.

En este esfuerzo, la tercera edición se ha ampliado en gran medida, con especial énfasis en los factores dietéticos y estilo de vida, como alternativas al uso de hormonas para la anticoncepción y la medicación posmenopáusicas. La lista de referencia también se ha actualizado y ampliado.

Los autores agradecen a Helen Mayernik por la preparación y el diseño de este manuscrito.

Angela Lanfranchi, MD, FACS
Joel Brind, Ph.D.
18 de julio 2005

 



Breast Cancer Prevention Institute

Prefacio a la cuarta edición

A pesar de que la 3 ª Edición de Riesgos para el Cáncer de Mama y su Prevención se publicó hace menos de dos años, los recientes acontecimientos han sido dramáticos y han hecho necesaria la actualización y ampliación de la información y de sus referencias, lo que resulta en la 4 ª edición.

En 2002, un importante ensayo clínico de terapia de reemplazo hormonal combinada (TRH) fue detenido debido a resultados negativos. Mientras que la TRH debía disminuir el riesgo de infartos cardíacos, para el momento en que el estudio de 5 años iba a mitad del camino, el riesgo de infartos cardíacos aumentó. Tal sorpresa negativa requirió la terminación anticipada del estudio, que obtuvo amplia publicidad.

Sin embargo, el resultado más significativo de este caso tenía que ver, no con la enfermedad cardiovascular, sino con el cáncer de mama. Aunque los investigadores han sabido por años que el uso a largo plazo de la TRH aumenta el riesgo de cáncer de mama, esto era una novedad para el público en general, para las mujeres americanas e incluso muchos de sus médicos. El resultado fue una caída impresionante del uso de TRH: Entre 2002 y 2005, el número anual de las prescripciones de HRT para las mujeres estadounidenses se desplomaron 61 millones a 18 millones.

A finales del año pasado, los resultados de incidencia de cáncer fueron compilados para el 2003. Una disminución en el número de nuevos diagnósticos de cáncer de mama fue evidente casi de inmediato después de la terminación del estudio WHI en 2002. El fuerte descenso continuó hasta que se estabilizó en el 2004, cuando la reducción del número de prescripciones de HRT se había nivelado también. Por otra parte, la disminución en la incidencia de cáncer de mama se limitaba a las mujeres mayores de 50 años (El único grupo etáreo con uso significativo de TRH) en los que la incidencia de cáncer de mama se redujo en un 11,5%! Además, la preponderancia de la caída fue en los tumores con receptores estrogénicos positivos, el tipo con más probabilidades que al ser estimulado progresa y pasa de oculto o cáncer pre-clínicos a cáncer clínicamente aparente, por la acción estimulante de crecimiento de la TRH.

Aunque la historia TRH provocó un cambio radical en el campo del cáncer de mama, los cambios en la 4 ª edición son relativamente menores, ya que la 3ª edición había mantenido ya a los lectores debidamente actualizados. Por ejemplo, alternativas para anticonceptivos y TRH que no causan cáncer fueron alentados. La 4ª edición también tiene nuevas referencias para incrementar mayor conocimiento por parte del público, y que están muy bien documentadas por las revistas médicas y los organismos de salud pública, entre ellas el Instituto Nacional del Cáncer y la Organización Mundial de la Salud, de los efectos cancerígenos de "la píldora".

Organizaciones que trabajan con el tema de cáncer de mama a menudo parecen estar interesados sólo en la investigación de curaciones, incluso haciendo afirmaciones erróneas, como que "la mayoría" de pacientes con cáncer de mama "no tienen factores de riesgo conocidos fuera de su género." Sin embargo, siempre nos esforzamos para proporcionar una guía práctica para prevenir el cáncer de mama. La prevención es fundamental ya que la detección temprana y una alta tasa de curación no previenen a las mujeres de cirugía, la quimioterapia y la carga emocional de ella y sus seres queridos. Por lo tanto, nos dedicamos de nuevo a nuestro compromiso con la prevención con nuestra 4ª edición de Riesgos y prevención del cáncer de mama.

Angela Lanfranchi, MD, FACS
Joel Brind, Ph.D.
06 de julio 2007


Breast Cancer Prevention Institute

Contenido

Capítulo 1

Introducción

Este folleto está escrito para ayudar a las mujeres a entender cuáles son sus factores de riesgo para el desarrollo de cáncer de mama y cómo pueden reducir su riesgo.

A veces las mujeres se sienten impotentes y sin esperanza, cuando se trata de su riesgo de desarrollar cáncer de mama. Después de todo, no pueden cambiar el hecho de ser mujeres, de ser cada vez mayores, y ya han heredado un cierto conjunto de genes de sus padres. Estos son riesgos bien establecidos para el cáncer de mama. Sin embargo, hay factores que pueden controlarse para reducir al mínimo su riesgo, incluyendo la cantidad de estrógeno al que está expuesta y su historia reproductiva. Incluso si usted ha heredado uno de los genes BRCA, que son bien conocidos por aumentar el riesgo de cáncer, puede controlar otros aspectos de su vida para reducir su riesgo.

Con el fin de comprender y controlar sus factores de riesgo para el cáncer de mama, primero debe entender cómo el riesgo se expresa en números, cómo la exposición a los estrógenos se relaciona con la mayoría de los factores de riesgo, y cómo la madurez de los lóbulos del seno, de tipo 1 y 2 a Tipo 3 y 4 disminuye el riesgo de cáncer de mama. Este folleto también le informará sobre las estrategias de reducción de riesgos.

 

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 2

Entendiendo el significado de Riesgo

 

    3 maneras de expresar el riesgo

    - riesgo acumulado

    - Incidencia

    - El riesgo relativo

1. Riesgo acumulado

de cáncer de mama es un número obtenido por estadística asumiendo que todas las mujeres viven hasta una edad determinada. Si todas las mujeres con vida en el año 2007 llegan a la edad de 85, una de cada siete (14%) habrán desarrollado cáncer de mama.

2. Incidencia

Este es el número de mujeres que contraen cáncer de mama en un número determinado de mujeres en la población durante un período de tiempo determinado. Por ejemplo, durante 1991-1995, la incidencia de cáncer de mama de las mujeres de 30 a 34 años de edad fue de 25 por 100.000 mujeres.

3. Riesgo Relativo

Este es un número que se utiliza para comparar el impacto de diferentes factores de riesgo asociados con la probabilidad de desarrollar cáncer de mama.

Es un número utilizado para decirles a las mujeres cual es su riesgo si se comparan con las mujeres sin este factor en particular.

El riesgo relativo (RR) es un número que se usa en estudios epidemiológicos y es el más utilizado en las tablas de riesgo.

Ejemplos:

    (Riesgo relativo se abrevia RR)

    RR 1,0 significa que no hay aumento o disminución del riesgo.
    RR: 1,5 significa que hay un aumento del 50% en el riesgo.
    RR 2,0 significa que hay un aumento del 100% en el riesgo.
    RR 0,5 significa que hay una disminución del 50% en el riesgo.

Si un riesgo relativo es mayor que 1, el factor puede ser llamado un factor de riesgo. Si el riesgo relativo es menor que 1, el factor puede ser llamado un factor de protección.

En general, la mayoría de los factores de riesgo de cáncer de mama, que no sean los genes heredados y / o la radiación o lesión química de las células, se relacionan con la cantidad de estrógeno a la que una mujer está expuesta en su vida, y qué tan temprano ella madura sus lóbulos mamarios de tipo 3.

Por ejemplo, las mujeres están expuestas a las elevaciones de los niveles de estrógeno con cada ciclo menstrual, por lo que cuantos más ciclos menstruales tenga una mujer, mayor es el riesgo. Por eso, tener la menarquia a una edad muy joven y la menopausia a una edad muy vieja aumentará el riesgo del cáncer de mama. Las mujeres también están expuestas a altos niveles de estrógeno en la terapia de reemplazo hormonal y las píldoras anticonceptivas, inyecciones o parches. Muchos nuevos medicamentos concebidos para prevenir o tratar el cáncer de mama actúan mediante el bloqueo de los sitios de los receptores de estrógeno de las células mamarias (por ejemplo, el tamoxifeno), o hacer que nuestros cuerpos produzcan menos estrógeno (por ejemplo, Arimidex).

Tener un embarazo a término madura los lóbulos mamarios de una mujer de tipo 1 (donde se inicia el cáncer ductal de mama) y tipo 2 (donde se inicia el cáncer de mama lobular) a tipo 4, que son resistentes a agentes carcinógenos. Los lóbulos Tipo 4 son las que contienen calostro o leche. Los Tipo 4 más tarde regresan a lóbulos Tipo 3 después del destete, pero siguen siendo resistentes al cáncer. Las mujeres que nunca han estado embarazadas tienen aproximadamente el 75% de sus lóbulos mamarios como Tipo 1, mientras que las mujeres que han tenido un embarazo a término tienen el 85% de lóbulos del tipo 3. Esto es por qué las mujeres que tienen hijos tienen un riesgo menor de cáncer de mama que las mujeres que nunca han tenido un embarazo a término. Ellas tienen menos lugares para un cáncer comience.

Recuerde, un "riesgo" es sólo eso, y no una certeza. Usted puede tener muchos factores de riesgo mencionados en este folleto y nunca desarrollan cáncer de mama, especialmente si también practica las estrategias de reducción de
riesgos.

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 3

Entendiendo el cáncer de mama: Cancerígenos y
Promotores

El cáncer de mama se caracteriza por células mamarias anormales, cuyo crecimiento (proliferación celular o multiplicación), no responde los mecanismos normales de control celular. Los genes de una célula están hechos de ADN, y la información se almacena en el núcleo de la célula. Una célula normal es controlada por sus genes, los que han limitado la proliferación o el crecimiento, y han regulado la diferenciación de las células inmaduras a maduras para que puedan producir leche. Las células normales tienen una "vida útil" que no les permite continuar multiplicándose sin límite. Las células normales son "programadas" para morir después de un número finito de multiplicaciones. Los genes anormales que hacen posible que se forme un cáncer, se pueden heredar de los padres o formarse después del nacimiento. Por ejemplo, las mujeres pueden heredar genes anormales, como los genes BRCA, que hacen más probable que se desarrolle el cáncer de mama. Otra forma para que una mujer forme genes anormales, es la de ser expuesta a agentes carcinógenos.

Aproximadamente el 85% de todos los cánceres del seno comienzan en los conductos de la leche. Los cánceres de mama en el que las células cancerosas permanecen en el conducto de la leche, se llaman “carcinomas ductales in situ”
(CDIS). Estos cánceres son virtualmente todos curables, porque prácticamente no han invadido la pared del conducto. Cuando estas células cancerosas invaden la pared del conducto de la leche, se les clasifica como “cáncer ductal invasivo o infiltrante”. Estos tipos de cáncer pueden hacer metástasis, o propagarse a otras partes del cuerpo. A menudo son curables si se les encuentra cuando son pequeños.

Carcinógenos:

Para que se formen las células anormales o cancerosas después del nacimiento, se necesita que las células de las que provienen hayan tenido su ADN dañado por un agente cancerígeno, es decir, un iniciador del cáncer. Estos iniciadores causan cambios genéticos (mutaciones), lo que hace que se formen células cancerosas que comienzan a crecer. Un iniciador puede ser un virus como en los casos del virus del papiloma humano, causante del cáncer de cuello uterino. Puede ser un producto químico como el benzopireno en el humo del cigarrillo, el cual causa cáncer de mama, pulmón y otros cánceres. Puede ser un producto de degradación o metabolitos de estrógeno, tales como el estrógeno 4-hidroxi-catecol-quinona, el cual puede dañar el ADN y causar cáncer de mama. La radiación es otro iniciador del cáncer que puede dañar el ADN si la cantidad es lo suficientemente grande o durante un período prolongado de tiempo.

A menudo se necesitan muchas exposiciones repetidas a los carcinógenos antes de que el ADN sufra suficientes daños para que se forme una célula de cancerosa.

Muchos cigarrillos durante muchos años son necesarios antes que los benzopirenos en el humo del cigarrillo sea la causa de que se forme un cáncer.

Nuestros cuerpos tienen mecanismos de reparación para corregir ADN anormales que se formen cuando se exponen a los iniciadores. A veces las personas que son más susceptibles a los cánceres han heredado genes defectuosos que controlan estos mecanismos de reparación. A pesar de que muchas veces se pueden formar células cancerosas durante nuestra vida, el sistema inmunológico de nuestro cuerpo puede evitar que estas células se reproduzcan, y las destruye sin que nosotros seamos conscientes de ello. Sólo cuando un gran número de células cancerosas se reproducen, es que somos conscientes de la existencia de estas células. Por término medio se tarda 8-10 años antes de que una célula de cáncer de mama se multiplique las veces suficientes para formar un tumor canceroso de ½ pulgada de diámetro.

Promotores (mitógenos):

Las células cancerosas también son influenciados por promotores del cáncer. Los promotores o mitógenos son sustancias que no dañan el ADN, pero que estimulan las células para multiplicarse. Por ejemplo, los cánceres que tienen receptores de estrógenos puede ser estimulados a crecer más rápido cuando los niveles elevados de estrógenos están presentes. Las mujeres que toman terapia de reemplazo hormonal que contienen estrógenos pueden desarrollar un cáncer de mama causado por las hormonas. O la terapia de reemplazo hormonal puede simplemente hacer que las células del cáncer de mama que tienen receptores de estrógeno, crezcan más rápido.

Las células cancerosas que se forman en nuestro cuerpo pueden permanecer en estado latente e inactivo. Esa es una razón por la cual, después de haber sido expuestos a un carcinógeno, un cáncer puede permanecer sin manifestarse durante muchos años. Por ejemplo, los trabajadores expuestos al asbesto no suelen desarrollar cáncer por unos 20 años.

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 4

La exposición a estrógenos y riesgo de cáncer de mama

El estrógeno es una hormona femenina normal que se produce en los ovarios y en menor cantidad en el tejido graso (tejido adiposo). Es la hormona que hace que las mujeres sean "femeninas". Por ejemplo, el estrógeno hace que los senos se desarrollen. El estrógeno actúa en conjunto con la progesterona, otra hormona sexual femenina producida principalmente en los ovarios. La progesterona y el estrógeno le permiten quedar embarazada y mantener el embarazo.

El estrógeno puede causar cáncer de dos maneras. En primer lugar, actúa como un estrógeno "mitógeno" El estrógeno estimula el tejido mamario para aumentar la división celular (mitosis). Esto algunas veces resulta en cáncer debido a errores en la división celular (mutaciones). En segundo lugar, ciertos metabolitos de estrógenos también actúan como cancerígenos o genotoxinas, al dañar directamente el ADN, de tal modo que las células toman la forma cancerosa.

El estrógeno es también reconocido en su cuerpo como cancerígeno para ciertos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de mama. Otras sustancias (cancerígenos) o las exposiciones (por ejemplo, la radiación a dosis alta) también puede resultar en cáncer.

Los fármacos que bloquean el estrógeno, se unen a los receptores estrogénicos de las células de la mama, tales como el tamoxifeno, o previenen la formación de estrógenos en las células grasas, como el Arimidex, que son ampliamente utilizados para tratar el cáncer de mama.

El estrógeno Como mitógeno (Promotor)

El estrógeno es un "mitógeno", provocando que las células del seno se multipliquen a través de la división (una célula se divide para formar dos células).
(Este efecto depende de la presencia de progesterona, que actúa por lo que se conoce como un papel permisivo).


El siguiente diagrama ilustra el efecto del estrógeno como un mitógeno:


El tiempo que tarda para que una célula de cáncer se convieta en dos, de dos a cuatro, de cuatro a ocho, etc, se conoce como el tiempo de duplicación . Para pasar de una célula cancerosa a un grupo de células que midan alrededor de media pulgada de diámetro, el tiempo es de aproximadamente 8-10 años, en caso de que el cáncer tenga este promedio de tiempo de duplicación. Un tumor que esté alrededor de media pulgada, es el tamaño por lo que un cáncer puede ser detectado mediante un examen físico. Las mamografías pueden encontrar tumores de un cuarto de pulgada de diámetro. (Un tumor de media pulgada de diámetro es ocho veces más grande que un tumor de un cuarto de pulgada de diámetro en cuanto a volumen o número de células). Los tumores pequeños suelen ser más diferenciados y menos probabilidades de tener metástasis en ganglios, nodos linfáticos, y son por lo tanto más curables que los tumores de gran tamaño. Es por ello que la detección temprana con la mamografía, resulta en un considerable aumento de supervivencia.

El tiempo de duplicación es importante, porque, después de haber sido expuestos a un factor de riesgo, puede tardar 8-10 años antes de que un cáncer pueda ser detectado, incluso si la exposición ha causado que un cáncer se desarrolle. A veces la exposición prolongada de estrógenos, como sucede con la terapia de estrógeno en mujeres posmenopáusicas, puede causar un rápido crecimiento de las células cancerosas latentes, que ya pueden estar presentes. En algunos casos, el cáncer puede convertirse en clínicamente detectable en pocos meses (véase el Capítulo 11).

Una prolongada e incrementada exposición de estrógeno también puede causar que las células del seno progresen de la hiperplasia, a la hiperplasia atípica, y de ahí, al cáncer. La hiperplasia se define como el crecimiento excesivo de las células, por ejemplo, en múltiples capas en lugar de una capa en un conducto de leche. (Ver diagrama).

La enfermedad proliferativa de la mama que se detecta por medio de una, biopsia indica que hay una exposición a niveles elevados de estrógeno. Un mayor riesgo de cáncer de seno se detecta en las mujeres que tienen enfermedad mamaria proliferativa.


El estrógeno como agente cancerígeno

Algunos estrógenos metabolitos (o productos de degradación) puede, directamente dañar el ADN. Por ejemplo, un metabolito, 4-hidroxi-catecol estrógeno quinona, daña directamente el ADN. Las mujeres con cáncer de mama tienen mayores niveles de este metabolito que las mujeres sin cáncer de mama.

Entre los factores que afectan la exposición de estrógenos

Durante cada ciclo menstrual, la mujer está expuesta a un aumento de los niveles de los estrógenos, especialmente justo antes de que un óvulo sea producido por los ovarios (ovulación). Durante el embarazo, las mujeres tienen la exposición prolongada a altos niveles de estrógenos. Si una mujer da a luz antes de las 32 semanas, o tiene un aborto inducido, tendrá un mayor riesgo de cáncer de mama debido a la exposición del aumento de estrógeno sin el efecto protector del lóbulo de la diferenciación. Sus pechos se quedan con más lugares para el inicio del cáncer de mama (vea la ilustración en el capítulo 5).

Tanto la edad temprana del inicio de su ciclo menstrual (menarquia) como un inicio tardío de la menopausia, aumentan el riesgo de cáncer de mama a través de una mayor exposición al estrógeno durante los ciclos menstruales. Del mismo modo, la edad tardía de la menarquia y la edad temprana de la menopausia disminuye el riesgo de cáncer de mama. Las píldoras anticonceptivas, inyecciones, anillos vaginales y parches, y la terapia de reemplazo hormonal aumentan el riesgo de cáncer de mama a través de una mayor exposición al estrógeno. El consumo frecuente de bebidas alcohólicas, causan un mayor deterioro de su hígado y disminuye su capacidad de eliminar (metabolizar) los estrógenos de su cuerpo. Es por eso que el consumo regular de alcohol aumenta el riesgo de cáncer de mama en proporción directa a la cantidad de alcohol que usted bebe. DES, un estrógeno sintético potente, cuando es tomada por las madres para prevenir abortos involuntarios, aumenta el riesgo de cáncer de mama en las madres y sus hijas. Clomid (Citrato de Clomifeno), un medicamento relacionado químicamente con la DES, es un medicamento que se usa comúnmente para propiciar la fertilidad.

Después de la menopausia, la obesidad aumenta el riesgo de cáncer de mama al incrementar los niveles de estrógeno. Esto se debe a que el tejido graso produce pequeñas cantidades de estrógeno. Cuanto más grasa tenga, mayor será su nivel de estrógenos.

Antes de la menopausia, la obesidad causa cambios hormonales, que disminuyen la producción de estrógenos por los ovarios e incluso puede resultar en infertilidad. Por lo tanto, la obesidad premenopáusica no aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Las mujeres a veces se someten a la extirpación quirúrgica de los ovarios antes de la menopausia debido a diferentes enfermedades. Esta cirugía se traducirá en un menor riesgo de cáncer de mama si a la mujer no se le da la terapia de reemplazo, ya que estará expuesta a menos estrógeno en su vida.

Resumen

En resumen, las mujeres pueden tener un riesgo mayor de cáncer de mama cuando son expuestas a niveles más altos de estrógeno. Esto puede ocurrir a través de aumento del número de ciclos menstruales o los patrones particulares del metabolismo de los estrógenos que permiten la formación de niveles elevados de estrógenos con más potencia. La exposición más alta de estrógeno también puede ser inducida artificialmente, con fármacos hormonales en forma de píldoras anticonceptivas, inyecciones, anillos vaginales, el DIU y los parches, o terapia de reemplazo hormonal (TRH). La extirpación quirúrgica de los ovarios de una mujer antes de la menopausia disminuye su exposición a los estrógenos y disminuye su riesgo.

 

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 5

Maduración de mama y el riesgo de cáncer de mama


Otro aspecto del desarrollo de los senos que afectan el riesgo de cáncer de mama es la maduración de los lóbulos mamarios de tipo 1 a lóbulos de tipo 4. Los senos están compuestos de unidades de tejido mamario llamados lóbulos y están rodeados por tejido de soporte formado por grasa y estroma (tejido conectivo). Un lóbulo está compuesto de un conducto de leche al que confluyen conductillos, que en conjunto, son las glándulas que producen la leche. Los lóbulos están compuestos de células mamarias individuales.

Al nacimiento, usted tiene una pequeña cantidad de tejido mamario, formado por lóbulos tipo 1, que son muy inmaduros y se conocen como TDLUs (terminal ductal lobular units), (Unidades lobulares ductales terminales).

Se conoce, que el cáncer ductal, que representan el 85% de todos los cánceres de mama, se desarrolla a partir de los lóbulos tipo 1. El tejido mamario de un bebé puede ser estimulado por las hormonas maternas presentes al momento del nacimiento. Esto puede causar que el bebé tenga una secreción de leche llamada “leche de bruja” por un corto tiempo después de nacer. En la pubertad, en respuesta a las elevaciones cíclicas de estrógenos y progesterona, los pechos comienzan a desarrollarse aún más, y algunos lóbulos de tipo 1 maduran hasta convertirse en lóbulos tipo 2, que tienen más conductillos por unidad lobular. En los Lóbulos tipo 2 es el sitio donde dan inicio hasta el 15% de todos los cánceres de mama. Al final de la pubertad, aproximadamente el 75% del tejido del seno son lóbulos Tipo 1 y el 25% son de tipo 2.

La total maduración del tejido mamario y la resistencia al cáncer no se adquieren sino hasta el final del embarazo, en que se forman los lóbulos tipo 4, a consecuencia de que la mama está bajo la influencia de la Ferohormonas Gonadotropina Coriónica (HGC) y Prolactina las cuales son producidas por el feto y la placenta en el útero. Los lóbulos Tipo 4 contienen el calostro, la primera leche. A mediados del segundo trimestre el 70% del tejido del seno es de lóbulos tipo 4, y a las 40 semanas (a término), el 85% es de tipo 4 y resistentes al cáncer. Después del destete, los lóbulos de tipo 4 tienen un tipo de regresión a lóbulos de tipo 3, pero siguen siendo resistentes al cáncer debido a cambios genéticos permanentes que los han hecho resistentes al cáncer. Cada embarazo posterior después de la primera de la primera maduración del tejido mamario, da como resultado una mayor disminución en el riesgo de cáncer de mama del orden del 10%.

Estos lóbulos, no sólo parecen diferentes anatómicamente, sino que crecen de manera diferente. Por ejemplo, los lóbulos de tipo 1 y 2 hacen copias de su ADN más rápido que los lóbulos de Tipo 3. En cuanto más rápido se copia el ADN, más alto es el riesgo de mutaciones o la formación de células cancerosas.

fotomicrografías reales de lóbulos mamarios humanos:

Lóbulo Tipo 1
Lóbulo Tipo 3

 

El principio de riesgo de cáncer de mama en relación a la madurez del lóbulo puede explicar otros riesgos de cáncer de mama que han sido bien documentados.

Si una mujer no ha tenido un embarazo completo a término (es decir, que no ha tenido hijos o nulíparas), ha aumentado el riesgo de cáncer de mama, ya que ella nunca ha desarrollado lóbulos Tipo 4. Si más tarde tiene hijos, (después de 30 años de edad), ha aumentado el riesgo, ya que, la mayor parte de su vida menstrual, sus estrógenos han estado estimulando lóbulos mamarios inmaduros tipo 1 y 2. Si tiene hijos en la adolescencia, ha disminuido el riesgo de cáncer de mama, ya que su tejido mamario maduró muy temprano en su vida reproductiva, formando lóbulos de tipo 4.

Si una mujer practica la lactancia materna, a menudo tiene ciclos anovulatorios (en el que los estrógenos permanecen bajos) o no tiene menstruaciones por completo. Ha disminuido el riesgo debido a dos factores: menor exposición a la los estrógenos, y maduración del tejido mamario a lóbulos tipo 4. El riesgo disminuye en proporción a la duración de la lactancia materna.

Los factores de riesgo de exposición a los estrógenos y la inmadurez de la mama también pueden actuar en concierto con otros, causando un mayor riesgo. Por ejemplo, si una adolescente, que no ha tenido un embarazo a término, (ella es nulípara), usa las píldoras anticonceptivas, su riesgo de cáncer de mama es mucho mayor de lo que es para una mujer que ha tenido varios hijos y después vuelve a tomar píldoras. Una mujer embarazada aumenta un 2,000 por ciento su nivel de estrógenos para finales del primer trimestre. Si su embarazo llega a término, tendrá un bajo riesgo de cáncer de mama debido el desarrollo de la madurez completa del seno. Si el embarazo termina antes de las 32 semanas, por parto prematuro o por aborto inducido, tendrá un mayor riesgo ya que no obtendrá el beneficio de la maduración completa de la mama, sino que se queda con más sitios para que el cáncer de mama pueda iniciarse. Abortos espontáneos en el primer trimestre no aumentan el riesgo de cáncer de mama, ya que están asociados con bajos niveles de estrógeno.

El fumar cigarrillos antes de tener un embarazo a término, puede aumentar de una forma sustancial el riesgo de cáncer de mama en las adolescentes, porque su lóbulos mamarios son inmaduros y en rápido crecimiento.

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 6

Edad y Duración de Exposición a los Carcinógenos y el
Riesgo de Cáncer de Mama

La edad a la que se expone a una mujer a agentes carcinógenos o promotores del cáncer también afecta en gran medida el riesgo de formación de las células cancerosas. Durante la pubertad, cuando las células están creciendo activamente, rápidamente hacen copias del ADN, por lo que las probabilidades de producir células cancerosas son mayores. Por ejemplo, cuando las adolescentes toman las pastillas anticonceptivas antes de tener un embarazo a término, incrementan este riesgo sustancialmente en, comparación con el aumento de riesgo que sufren las mujeres en la década de sus veinte años, cuyos pechos ya no están en crecimiento..

La duración de la exposición también varía el riesgo de formación del cáncer. Los estudios demuestran que las mujeres que toman pastillas anticonceptivas por largo tiempo, tienen un riesgo más alto de tener cáncer de mama. Por ejemplo, las mujeres que toman píldoras anticonceptivas durante dos años, sólo pueden tener un pequeño aumento en el riesgo de cáncer de mama, pero tomadas por más de 4 años, el riesgo es significativamente mayor.

Cuanto más larga sea la exposición a niveles elevados de estrógeno, su riesgo será mayor. En la Terapia de Reemplazo Hormonal, usar estrógenos después de la menopausia, de 1 a 2 años, no aumenta significativamente el riesgo de cáncer de mama. Sin embargo, una mujer que ha usado terapia de reemplazo hormonal durante muchos años, especialmente si ella no ha tenido un embarazo a término y que había tomado las píldoras anticonceptivas la mayor parte de su vida, tendrá mucho mayor riesgo de cáncer de mama.

Las mujeres que están expuestas a agentes carcinógenos conocidos, como los benzopirenos en el humo del cigarrillo o los estrógenos en las píldoras anticonceptivas son más propensas a desarrollar cáncer si no han madurado en sus glándulas mamarias los lóbulos del tipo 1 y tipo2, a lóbulos maduros Tipo 4. Cuando los lóbulos Tipo 4 tienen su regresión después del destete, se convierten en lóbulos maduros Tipo 3, resistentes al cáncer. Esta maduración se produce sustancialmente mucho después de las 32 semanas en el curso de un embarazo a término. Este es porque los lóbulos de tipo 1 y 2, replican más rápidamente su ADN y se multiplican por división de sus células que antes que maduren los lóbulos Tipo 3. Las células se dividen más rápidamente y así también, replican el ADN, dando más posibilidades de que ocurra una mutación o se formen células cancerosas.

Hay un momento crítico en la vida de una mujer, entre la menarquia, cuando tiene su primera menstruación, y cuando ha finalizado su primer embarazo a término, período en el cual es más susceptibles a los carcinógenos. Esto se llama la ventana de vulnerabilidad. Esto se debe a que tiene un mayor porcentaje de lóbulos mamarios inmaduros. Cuanto más corto sea este período de tiempo, menor será el riesgo, cuanto más tiempo pase, mayor es el riesgo.

 

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 7

Historia Reproductiva y Riesgo de Cáncer de Mama

Durante un embarazo normal, los niveles de estrógeno aumentan 2,000% al final del 1er trimestre. Durante la primera mitad del embarazo, los senos crecen y doblan su volumen porque producen más lóbulos de tipo 1 y 2 donde se sabe que comienza el cáncer ductal y lobulillar, respectivamente. Durante la segunda mitad del embarazo, las mamas maduran completamente los lóbulos de tipo 4, para que a las 32 semanas una cantidad suficiente de tejido mamario sea madurado, por lo que el riesgo de la madre de tener cáncer de mama continuará disminuyendo hasta las 40 semanas, período del embarazo a término. Si un embarazo termina antes de tiempo, entre las semanas 32 y 37, se alcanza aproximadamente el 90% de la reducción de los riesgos que ofrece un embarazo de 40 semanas. Durante la fase de crecimiento del embarazo, el pecho se se siente en doloroso y sensible.

A veces, una mujer sufre un aborto espontáneo durante el primer trimestre. Estos abortos involuntarios (abortos espontáneos) no aumentan el riesgo de cáncer de mama, ya que están asociados con bajos niveles de estrógeno que no producen el crecimiento de la mama. Aproximadamente el 23% de todas las concepciones terminan en abortos espontáneos y aproximadamente el 90% de los abortos espontáneos se producen en el primer trimestre. Muchas veces las mujeres que abortan dicen que nunca se sintieron embarazadas debido a que sus senos no cambiaron y que no sintieron náuseas como consecuencia de los niveles altos de estrógenos. Sin embargo, abortos involuntarios en el segundo trimestre puede aumentar el riesgo.

Un aborto involuntario durante el primer trimestre es una situación bastante diferente del aborto provocado de un embarazo normal en su efecto sobre los senos de la mujer. Cuanto más tiempo una mujer está embarazada antes de un aborto inducido, mayor es el riesgo de cáncer de mama. Esto se debe a los altos niveles de estrógenos del primer y segundo trimestres que causan el crecimiento de lóbulos tipo 1 y 2 de la mama. Cuando el embarazo termina antes que la mayoría de los lóbulos mamarios lleguen a la plena madurez, alrededor de 32 semanas, la mama queda con más lugares para que se desarrolle el cáncer, que cuando su embarazo comenzó. Por lo tanto, está en mayor riesgo. Sus pechos no maduran a lóbulos tipo 4, lo que habría ocurrido en el 3er trimestre, lo que le habría disminuido el riesgo. Este riesgo es especialmente alto en adolescentes que tienen un aborto a finales del primer o segundo trimestre y para aquellas mujeres que nunca han tenido un hijo, ya que sus pechos nunca maduraron. Las mujeres que han tenido un aborto inducido o parto prematuro antes de las 32 semanas pueden reducir sustancialmente el riesgo si llegan a completar posteriormente, un embarazo de al menos 32 semanas, especialmente cuando son jóvenes. Se conoce que los nacimientos prematuros ocurridos antes de las 32 semanas tienen el doble de riesgo de desarrollar cáncer de mama, debido a que dejan en estas madres más lugares para los para que comience un cáncer de mama.

El aborto inducido, sobre todo en las adolescentes, también aumenta el riesgo de parto prematuro en embarazos posteriores. Esto aumenta más el riesgo de cáncer de mama de la madre, así como el riesgo de parálisis cerebral en los niños nacidos prematuramente. En un estudio de gran seriedad, se informó, que la relación de adolescentes que abortaban su primer embarazo, y además tenían una historia familiar de cáncer de mama, su riesgo relativo fue infinito, ya que todas las 12 mujeres de este estudio desarrollaron cáncer de mama a la edad de 45 años. Esto no significa que cada adolescente que tiene un aborto y un historial familiar de cáncer de mama va a contraer cáncer de mama a la edad de 45 años. Sin embargo, demuestran un alto riesgo.


Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 8

Embarazo y Riesgo de Cáncer de Mama

Una mujer puede quedar embarazada después de que una célula de cáncer se ha formado en su seno, célula que puede haber estado inactiva durante muchos años. Al inicio del embarazo, incluso antes de que el embrión se implante en el útero, aumentan los niveles de estrógenos en la mujer, y esto puede estimular el crecimiento de células latentes hasta desarrollar un cáncer clínicamente detectable. Esto explica el ligero, temporal incremento del riesgo de cáncer mamario en el período post parto de las mujeres mayores de 25 años.

Pero algunas veces, el cáncer latente puede crecer y hacerse detectable mientras la mujer está embarazada, situación que se conoce como cáncer de mama gestacional. A menudo los médicos recomiendan un “aborto terapéutico” para terminar el embarazo lo más rápido posible, a fin de dar una quimioterapia agresiva en contra del cáncer y así maximizar la supervivencia de la mujer. Sin embargo, muchas décadas de experiencia clínica han demostrado lo contrario. Los chances de supervivencia de una mujer son maximizados si se le permite llevar su embarazo a término. Dosis fuertes de quimioterapia pueden ser dadas sin peligro para el bebé, siempre que el embarazo haya sobrepasado el primer trimestre. Aún en casos en que mujeres premenopáusicas han sido tratadas por cáncer de mama, el tener un embarazo a término disminuye el riesgo de recurrencia del cáncer.

Algunas veces, una mujer se da cuenta de que el niño que lleva en su vientre trae un problema de desarrollo que no permitiría que sobreviva mucho tiempo después del nacimiento y el aborto o la inducción de un parto prematuro pueda ser recomendado. Sin embargo, el llevar el niño a término puede disminuir el riesgo de tener cáncer de mama en el futuro, en tanto que el aborto aumenta este riesgo. Existen programas perinatales en hospicios de organizaciones que se especializan en servicios de adopción para niños discapacitados, como casos de Síndrome de Down, y organizaciones que apoyan a las familias de estos infantes.

 

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 9

La radiación y el Riesgo de Cáncer de Mama

Se sabe que las dosis altas de radiación aumentan el riesgo de cáncer de mama. La exposición a la radiación de la bomba atómica de Hiroshima causó aumento de la incidencia de cáncer de mama, especialmente en las mujeres expuestas durante la adolescencia, cuando sus células mamarias eran muy inmaduras. Repetidas exposiciones a rayos X para el tratamiento de la tuberculosis, la mastitis posparto, el acné en el pecho y seguimiento del tratamiento de la escoliosis aumenta el riesgo. El tratamiento por radiación al pecho de jóvenes con enfermedad de Hodgkin, con el fin de salvarles la vida, aumenta el riesgo de cáncer de mama.

La cantidad de radiación necesaria para causar el cáncer de mama es de 100 a 450 rads, (un rad es una medida de dosis de radiación). Afortunadamente, con las mamografías de hoy, los senos están expuestos a sólo 0,25 rads. Por lo tanto, se estima que una mujer tendría que tomarse al menos 400 mamografías para aumentar su riesgo absoluto de cáncer de mama.

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 10

Genetica y Riesgo de Cáncer de Mama

Solamente el 5-10% de todos los casos de cáncer de mama son verdaderamente causados por un gen de cáncer de mama. Por ejemplo, los genes BRCA 1 y 2 son transmitidos de padres a hijos. Usualmente estos genes son la causa de cánceres antes de la menopausia en madres, hijas y también en hombres. Existen alrededor de 1.200 casos de cáncer de hombre al año.

También es posible tener una historia familiar de cáncer sin la herencia de estos genes alterados. Sin embargo, otras características hereditarias, tales como tener una menarquía temprana, o como su hígado procesan los estrógenos, puede hacer que usted tenga un alto riesgo.

Teniendo algún tipo de historia familiar, puede incrementar el efecto de otro factor de riesgo conocido. Por ejemplo, si usted tiene una enfermedad mamaria proliferativa benigna, usted tiene un riesgo. Y si usted tiene una historia familiar de cáncer de mama, su riesgo es más alto.

 

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 11

Hormonas para el Control Natal, Terapia de Reemplazo Hormonal y Riesgo de Cancer de Mama

Dos vías muy comunes por lo que las mujeres son expuestas a tratamiento con hormonas, son a través de medicamentos anticonceptivos y terapia de reemplazo hormonal (TRH) después de la menopausia.

Actualmente está bien establecido que los medicamentos usados en el control natal (anticonceptivos esteroideos) aumentan el riesgo de cáncer de mama, especialmente si son tomadas antes de tener un embarazo a término, cuando las células mamarias aún están inmaduras. La píldoras anticonceptivas son muy usadas por mujeres jóvenes. En un estudio se reportó, que las mujeres que habían usado píldoras anticonceptivas antes de cumplir los 20 años de edad, tuvieron incrementaron diez veces el riesgo de cáncer de mama. En cuanto mas tiempo son usadas las píldoras, el riesgo es más alto. Los esteroides (hormonas) anticonceptivas aumentan el riesgo al ser administrada oralmente, (ejemplo, la píldora), por inyección (ejemplo, Depo Provera), implantes, a través de la piel aplicando parches, con la aplicación de un anillo intravaginal (ejemplo, Nuva Ring), o con un Dispositivo Intrauterino (DIU). Aún, las píldoras de “dosis bajas” de estrógenos han sido asociadas con alto riesgo de cáncer de mama.

Los llamados “anticonceptivos de emergencia”, o “píldora de la mañana siguiente”, (ejemplo: Plan B, PPMS), están compuestos de muy altas dosis de los mismos esteroides progestacionales sintéticos que se encuentran en los anticonceptivos orales ordinarios. Aunque, “solo progestinas”, como en el caso de Depo Provera, son asociados con el aumento del riesgo del cáncer de mama, se intenta que “los anticonceptivos de emergencia”, solo deban ser tomados en raras ocasiones. Es poco probable que dicho uso ocasional se tradujera en un aumento significativo del riesgo de cáncer de mama. A pesar de esto, estas píldoras pueden actuar induciendo abortos muy tempranos, pero los estrógenos no suben a niveles muy altos hasta después de la segunda semana de embarazo. Por lo tanto, se puede esperar, que los abortos inducidos por los "anticonceptivos de emergencias" no aumentan significativamente el riesgo de cáncer de mama de la mujer.

El efecto de la terapia de reemplazo hormonal (TRH) sobre el riesgo de cáncer de mama depende del tipo de formulación. Recuerde (capítulo 4) que el efecto de los estrógenos como un mitógeno, depende de la presencia de alguna progesterona. Después de la menopausia, cuando los ovarios dejan de producir estrógenos y progesterona, si una mujer toma 'sólo estrógeno' como TRH, (generalmente una mezcla de derivados naturales de estrógenos), con la ausencia de progesterona de sus ovarios, es poco o ninguno el aumento del riesgo de cáncer de mama. Sin embargo, el estrógeno sólo, actúa como un mitógeno en el útero y aumenta el riesgo de cáncer endometrial uterino, razón por la cual típicamente se prescribe en mujeres a las que se les ha extirpado el útero.

Cuando el útero está presente, muchos doctores prescriben TRH combinada (ejemplo: Cliane, Angelik, Prem-Pro), que también contienen una progestina sintética. La TRH combinada disminuye el riesgo de cáncer endometrial uterino, pero incrementa el riesgo de cáncer de mama, tal como lo hacen los anticonceptivos hormonales. Es muy importante saber, que los estrógenos actúan como mitógenos más temprano en las mujeres de edad que tengan anomalías precancerosas, indetectables en sus pechos. El uso de la TRH puede estimular que estas células anormales crezcan y se hagan aparentes, determinando clínicamente la presencia del cáncer en cuestión de meses. Esto quedó demostrado recientemente a gran escala como una sustancial disminución en la incidencia de cáncer entre mujeres norteamericanas post-menopáusicas en 2003-2004, después de una fuerte disminución en el uso de la TRH combinada en 2002-2003. Estos efectos dramáticos aún con el uso de los estrógenos naturales en la TRH, hacen eco a conclusiones anteriores sobre el efecto de incremento de riesgo cada vez mayor del potente estrógeno sintético DES. Se ha visto incluso el incremento del cáncer de mama en la mujer, cuyas madres tomaron el medicamento durante el embarazo, así como en ellas mismas.

Al igual que otros medicamentos, las drogas y hormonas estrogénicas deberán ser usadas juiciosamente y por períodos cortos, para que puedan ser beneficiosos. Con el uso a largo plazo, ellos pueden incrementar significativamente el cáncer de mama. Existen alternativas eficaces para el uso de estos medicamentos, los cuales no aumentan el riesgo de cáncer de mama. Esto se discute en el Capítulo 14.

 

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 12

Lactancia Materna y Riesgo de Cáncer de Mama

La lactancia maternal disminuye el riesgo de cáncer de mama, porque hace posible que en algunos ciclos menstruales no exista la elevación de los estrógenos antes de la ovulación, no produciéndose ésta, por lo que no se presentan los períodos menstruales. De esta manera, la mujer es expuesta a bajas cantidades de estrógenos, lo que hace que disminuya el riesgo de cáncer de mama. Se sabe que la lactancia materna disminuye el riesgo de cáncer de mama, proporcionalmente a la duración total del tiempo de amamantamiento de los niños.

 

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 13

Metabolismo y Riesgo de Cáncer de Mama

El metabolismo se refiere a los procesos que producen cambios corporales debidos a la presencia de hormonas y de otros elementos químicos. Estos procesos también involucran la eliminación de estos elementos químicos. Muchos de los estrógenos activos producidos por los ovarios, son transformados en el hígado a una forma inactiva, los cuales no causan que las células mamarias se dividan (mitosis). Pero algunos estrógenos son transformados en estrógenos de gran actividad que continúan estimulando la división de las células mamarias. Los cuerpos de algunas mujeres producen altos niveles de estos estrógenos de gran actividad, por lo cual tienen un alto riesgo de desarrollar un cáncer de mama

Sin embargo, algunos alimentos que ingerimos, pueden afectar el metabolismo de los estrógenos. Por ejemplo, el indol-3-carbinol, una sustancia que se encuentra en los vegetales crucíferos, se convierten en DIM (diindolylmetano) en el estómago. Esto causa una elevada producción de metabolitos inactivos de estrógenos, disminuyendo el riesgo de cáncer de mama. Por inhibir la función hepática, el alcohol deprime la habilidad del cuerpo para cambiar el estrógeno a una forma inactiva, por consiguiente aumenta el riesgo. Las mujeres aumentan su riesgo cuando sus cuerpos crean mas metabolitos activos de estrógenos.

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 14

Dieta y Estilo de Vida y Riesgo de Cáncer de Mama

Nuestro estilo de vida, las decisiones que tomamos en lo que concierne a lo que consumimos, los hábitos que mantenemos, como controlamos nuestra fertilidad y la decisión de cuando tener un niño, cuanto ejercicio hacemos y aún mas, cuánto tiempo estaremos en la escuela y luego, la decisión de elegir nuestra carrera, tienen influencia en nuestro riesgo de tener cáncer de mama.

Dieta

Las dietas que son altas en fitoestrógenos, especialmente en la adolescencia, tienen bajo riesgo para cáncer de mama. Los fitoestrógenos son estrógenos vegetales que pueden bloquear nuestros receptores estrogénicos. Estos fitoestrógenos no estimulan la proliferación de nuestras células mamarias a como lo hacen los estrógenos que producen nuestros propios cuerpos. Las adolescentes que ingieren productos de soya, tienen índices bajos de cáncer de mama. Los fitoestrógenos se encuentran en muchos vegetales (legumbres, linaza).

El Indol-3-carbinol se encuentra en los vegetales crucíferos, como la coliflor y el brócoli. Estos químicos se convierten en el estómago en DIM, que hace3 que los estrógenos sean metabolizados en formas inactivas de estrógenos que no estimulan la proliferación del tejido mamario, y por lo tanto disminuyen el riesgo de cáncer de mama. DIM es también ampliamente disponible en forma de píldoras como un suplemento nutricional.

Países que tienen en sus dietas altas cantidades de ácidos grasos omega-3, los cuales se encuentran en peces de aguas profundas, tienen poblaciones que desarrollan más canceres de mamas en la tercera edad, que países con dietas bajas en estos aceites. Se ha encontrado que el aceite de oliva disminuye el riesgo de cáncer de mama en las mujeres postmenopáusicas. Aceite de Canola, de semilla de girasol y de nuez también son ricos en ácidos grasos omega-3.

Una dieta muy alta en calorías, que lleve a la obesidad, incrementa el riesgo de cáncer de mama. La obesidad postmenopáusica aumenta el riesgo de cáncer de mama porque el sistema enzimático de aromatasa en las células grasas, hacen que se produzcan más estrógenos. Niñas obesas que inician sus ciclos menstruales a temprana edad, también incrementan el riesgo de cáncer de mama. El tomar bebidas alcohólicas en cualquier forma, cervezas, vinos o espirituosas, incrementa el riesgo de cáncer de mama a través de su efecto sobre el hígado. El hígado metaboliza los estrógenos y los puede cambiar a una forma inactiva. Un hígado lesionado por el alcohol permite que los estrógenos incrementen sus niveles y provoquen estimulación de la mama. Por ejemplo, los hombres alcohólicos desarrollan crecimiento del tejido mamario, llamado ginecomastia, debido a elevados niveles de estrógenos.

Estilo de vida y hábitos

Estudios recientes sugieren que fumar cigarrillos antes de tener un hijo –especialmente entre adolescentes – también incrementa substancialmente el riesgo de cáncer mamario premenopáusico. Los Benzopirenos del humo del cigarrillo actúan directamente como carcinogénico de las capas celulares de los ductos mamarios.

El ejercicio también es importante para reducir el riesgo de cáncer de mama. Total o moderado ejercicio puede reducir el riesgo de cáncer de mama en un 30%. El ejercicio también puede prevenir la obesidad, la cual incrementa el cáncer de mama. El ejercicio puede retardar el inicio del primer ciclo menstrual, la menarquía, lo cual también disminuye el riesgo de cáncer de mama. También el ejercicio puede provocar ciclos anovulatorios, y por consiguiente, ciclos menstruales con baja producción de estrógenos, disminuyendo el riesgo.

El método que la mujer elige para controlar su fertilidad, también tiene grandes efectos en su riesgo de cáncer mamario. Mientras los medicamentos esteroideos sintéticos usados en las píldoras anticonceptivas, en los parches, anillos vaginales, DIUs, o progestinas inyectables, pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama arriba de 1.000%, según muestra un estudio, mientras que el uso del reconocimiento de la fertilidad para tener una Planificación Natural de la Familia (PNF), no causa ningún incremento en el riesgo de cáncer de mama. Este sistema enseña a la mujer a reconocer sus días fértiles a través de sentir los cambios que sufre su propio cuerpo durante sus días en que es fértil o infértil durante su ciclo menstrual. Muchos estudios muestran las tasas de eficacia que tiene la PNF, que son similares a las que presentan las píldoras, sin el costo de efectos indeseables o adversos. PNF NO es el “método del Ritmo” y puede ser usado efectivamente por mujeres con ciclos menstruales regulares o irregulares. Hay varios métodos PNF ampliamente usados, incluyendo el METODO DE OVULACION BILLING, y la NaProTecnología, la cual está basada en el Modelo Creighton. Estos métodos también son usados por mujeres que tienen problemas de infertilidad y que quieren evitar el uso de “drogas de fertilidad”, como el citrato de clomifenos (Clomid).

La edad que la mujer elige para tener su primer hijo, también determina el riesgo de cáncer de mama. Comparando mujeres que han tenido su hijo a los 30 años a una mujer que ha tenido su primer embarazo a término antes de los 20 años, se encuentra que ésta tiene solamente una tercera parte del riesgo de tener cáncer de mama. Por haber tenido niños al inicio de su vida reproductiva, la mujer reduce grandemente el riesgo de cáncer de mama. También la mujer evita el riesgo de infertilidad, el cual aumenta a medida que pasan los años, al tener sus hijos en la juventud. Evitando la infertilidad, la mujer evita exponerse a medicamentos hormonales de fertilidad. Eligiendo terminar un embarazo por medio de un aborto provocado, especialmente en su primer embarazo, una adolescente incrementa significativamente su riesgo de cáncer de mama.

Dar el pecho al hijo, también disminuye el riesgo de cáncer de mama. La lactancia madura totalmente la mama, y a menudo produce ciclos anovulatorios. Un estatus socioeconómico alto y un alto nivel de educación, también están presentes en asociación con alto riesgo de cáncer de mama. Mujeres que tienen un alto nivel socioeconómico, generalmente tienen hijos en períodos tardíos de su vida reproductiva o permanecen sin hijos, que un riesgo bien establecido para el cáncer de mama. Mujeres que adquieren altos niveles de educación a través de la Universidad o a nivel de Postgrado, también tienden a retrasar su maternidad o se quedan sin hijos. Ellas comúnmente lo consiguen a través del uso de hormonas para el control natal (esteroides anticonceptivos en píldoras, parches o formas inyectables). En 1975 solamente 10% de las mujeres entre 40 y 45 años no tenían hijos. Ahora esta cifra es del 18% de acuerdo a los datos del Censo 2000 de los Estados Unidos de Norteamerica.

Haciendo elección informada sobre cuidados de la salud

No tome hormonas por condiciones que no son necesariamente anormales, tales como ciclos menstruales irregulares en adolescentes. De hecho, las adolescentes que no tuvieron ciclos menstruales regulares hasta 5 años después de la menarquía, tienen una disminución en el riesgo de cáncer mamario en comparación con aquellas que tuvieron sus ciclos regulares después de la menarquía.

No tome hormonas como tratamiento de enfermedades que tengan otros tratamientos no hormonales e igualmente efectivos. Actonel, Fosamax, Protelos, suplementos de calcio y ejercicio, pueden reducir la osteoporosis sin la necesidad de estrógenos. La Dehidroepiandrosterona (DHEA), una sustancia intermedia del metabolismo normal de la glándula suprarrenal, pero que disminuye con la edad, es ampliamente disponible como un suplemento nutricional. Mientras no sea por si misma una hormona activa, la DHEA puede ser convertida en hormona activa por ciertos tejidos. Por ejemplo, puede ser convertida a estrógeno por el tejido óseo o vaginal, pero no por el tejido uterino. Esto no incrementa el riesgo de cáncer uterino, pero si puede prevenir o revertir la pérdida ósea y otros síntomas menopáusicos. (DHEA no puede ser convertida a testosterona por el tejido muscular o causar un incremento en la masa muscular). El Acné puede ser tratado con antibióticos. Hay métodos efectivos para el espaciamiento de los nacimientos, (como los vistos en PNF) que no utilizan hormonas. Los dolores menstruales pueden ser tratados con Antiinflamatorios no esteroidesos (AINE), con medicamentos como el ibuprofeno.

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 15

Factores que Aumentan y Disminuyen el Riesgo de Cáncer de Mama

Factores que INCREMENTAN el Riesgo de Cáncer de Mama

Factor Mecanismo
Alcohol
IAumenta la exposición a los estrógenos por daño hepático
Enfermedad proliferativa benigna de mama
Como resultado de incremento a la exposición de estrógenos
Genes BRCA
Defectos hereditarios en genes de defensa contra el cáncer
Tabaquismo Daños al ADN a causa de los Benzopirenos
Esteroides Anticonceptivos (píldoras, parches, anillos vaginales, DIUs con estrógenos o formas inyectables)
Incremento a la exposición de estrógenos
Menarquia temprana Incremento a la exposición de estrógenos
Sexo femenino Incremento a la exposición de estrógenos
Grupo socioeconómico alto Retardar la maternidad
Alta educación Retardar la maternidad
Tratamiento de Reemplazo Hormonal (TRH)
Incremento a la exposición de estrógenos
Aumento de edad
Premenopausia: Incremento a la exposición de estrógenos
Postmenopausia: Por daño de la función inmune

Aborto Inducido (provocado)
Lleva a aumentar el número de lóbulos mamarios inmaduros e incrementa el riesgo de nacimientos prematuros. Incrementa la exposición a los estrógenos.
Maternidad tardía (después de los 30 años
Incrementa la exposición a los estrógenos de los lóbulos de Tipo 1 y 2 antes del primer nacimiento; abre una ventana amplia de susceptibilidad.
Menopausia tardía Incremento a la exposición de estrógenos
Nuliparidad (nunca ha salido embarazada)
No ocurre la maduración de los lóbulos mamarios
Parto prematuro antes de las 32 semanas
Lleva aumentar el número de lóbulos mamarios inmaduros. Incrementa la exposición a los estrógenos.
Obesidad post-menopáusica
Incrementa la exposición a los estrógenos
Radiación Daños al ADN
Aborto espontáneo del segundo trimestre
Lleva a incrementar el número de lóbulos mamarios inmaduros

Breast Cancer Prevention Institute

Factores que Disminuyen el Riesgo de Cáncer de Mama

Factor Mecanismo
Lactancia Materna
Disminuye la exposición a estrógenos por la disminución de los ciclos menstruales y/o ovulación.
Vegetales crucíferos (ej., brocoli, coles de Bruselas, o suplementos DIM)
Los Indol-3-carbinol, disminuyen la exposición a los estrógenos, provocando que los estrógenos cambien de metabolitos activos estrogénicos a inactivos.
Menopausia temprana
Disminución a la exposición de estrógenos.
Ejercicio
Disminución a la exposición a estrógenos
Maternidad (especialmente cuando ocurre en la juventud)
Disminuye el número de lóbulos mamarios inmaduros
Acidos grasos Omega 3 (ej., aceite de oliva, semilla de linaza, aceite de nuez) Factores no conocidos
Ooforectomía (extirpación de los ovarios) antes de la menopausia
Disminuye la producción de estrógenos
Isoflavonoides de la soya (fitoestrógenos)
Puden bloquear los receptores de estrógenos

Breast Cancer Prevention Institute

Factores Que No Tienen Efecto sobre el Riesgo de Cáncer de Mama

Factor Razón
Grasas saturadas
El consumo de grasa saturadas no está relacionado con la obesidad
Abortos espontáneos en el primer trimestre
No aumentan los niveles de estrógenos en la forma en que se encuentran en los embarazos saludables

 

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

Capítulo 16

Estrategias para Disminuir Su Riesgo de Cáncer de Mama

Dietary Strategies

Coma vegetales crucíferos

Los vegetales crucíferos (ej., brócoli, coles de Bruselas, coliflor, berro, repollo y plantas de hojas comestibles) contienen altos niveles de indol-3-carbinol. Esta sustancia química es transformada a DIM en el estómago, provocando que el hígado forme mas metabolitos inactivos de los estrógenos, reduciendo de esta manera la exposición a los estrógenos. El DIM también puede tomarse como un suplemento nutricional.

Ingiera ácidos grasos Omega 3

Estos ácidos grasos esenciales, se en encuentran en el pescado y en muchos aceites vegetales. Las mujeres post-menopáusicas que ingieren aceite de oliva cada día, reducen su riesgo de cáncer de mama en un 25%. Los aceites vegetales ricos en ácidos grasos omega-3, incluyen aceitesl de canola, linaza, nueces y de oliva.

I ngiera productos de soya y vegetales que contengan fitoestrógenos.

Un estudio sugirió que las adolescentes que ingieren productos de soya, pueden disminuir su riesgo de cáncer de mama en el futuro. El frijol de soya contiene “fitoestrógenos” los cuales disminuyen la actividad de los estrógenos producidos por los ovarios. Otros vegetales también contienen fitoestrógenos.

Limite las bebidas alcohólicas

A mayor cantidad de alcohol que usted tome, mayor será su riesgo de cáncer de mama. Uso ocasional de bebidas alcohólicas no incrementa su riesgo; sin embargo, el tomar alcohol regularmente cada día, puede aumentar su riesgo.

Estrategias en su Estilo de Vida

Reducir su exposición a los estrógenos

Evite los tratamientos con hormonas esteroideas para la anticoncepción a fin de minimizar el riesgo de cáncer de mama. Esto incluye las píldoras anticonceptivas y parches, inyecciones e implantes hormonales. Métodos para la regulación de la fertilidad que no incrementen el riesgo de cáncer de mama, pueden usarse; por ejemplo, planificación natural de la familia (PNF).

Evite la terapia de reemplazo hormonal (TRH) prolongada en la perimenopausia (alrededor de la menopausia) y en los síntomas de la postmenopausia a fin de minimizar el riesgo de cáncer de mama. No se ha probado el beneficio de la TRH sobre el sistema cardiovascular. De hecho, actualmente hay fuerte evidencia reciente que la TRH aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca, hemorragia cerebral y demencia. Hay otros medicamentos disponibles, como el Fosomax, Actonel, Protelos, lo cuales pueden aumentar la densidad ósea para el tratamiento y la prevención de la osteoporosis. El suplemento nutricional DHEA también puede incrementar la densidad ósea y aminorar otros síntomas menopáusicos.

No fume!

Los Benzopirenos – conocidos carcinogenéticos en el humo del cigarillo – dañan el ADN e incrementan el riesgo de cánceres de mama, vejiga, cuello uterino y pulmonar.

Ejercicio

De una a tres horas de ejercicio a la semana pueden reducer su riesgo de cáncer de mama en un 30%. Mujeres con entrenamiento intenso, pueden perder su ciclo menstrual o tener ciclos anovulatorios, y por consiguiente, estar expuesta a menor cantidad de estrógenos. El ejercicio también puede retrasar el inicio de la menarquía.

Mantenga un peso corporal normal

La obesidad despúes de la menopausia incrementa el riesgo de cáncer de mama porque las células del tejido graso producen estrógenos. La obesidad puede causar una menarquía temprana.

Tenga a sus hijos en edades tempranas

Tener a sus hijos tempranamente en la década de los 20 o en la adolescencia, disminuye el riesgo. Retrasando la maternidad después de los 30 años, incrementa sustancialmente el riesgo de cáncer de mama.

Dele el pecho a sus hijos

Se conoce que la lactancia maternal disminuye el riesgo de cáncer de mama en proporción a la duración total de la lactancia materna de todos los bebés.

Evite los abortos inducidos (provocados)

El haber tenido un aborto inducido o provocado, especialmente en la adolescencia o antes de tener un embarazo a término, incrementa el riesgo. Si ustad ha tenido un aborto, tomado anticonceptivos esteroideos (ej., la píldora) después de un aborto, aumentará más el riesgo. Sin embargo, si posteriormente tiene un bebé y le da el pecho, entonces podrá reducir el riesgo. Los abortos inducidos o provocados también aumentan el riesgo de partos prematuros (antes de las 32 semanas) en embarazos posteriores. Como muchos lóbulos mamarios no maduran hasta las 32 semanas de gestación, partos muy prematuros también incrementan el riesgo de cáncer de mama, así como también aumentan el riesgo de parálisis cerebral en el recién nacido. Hay organizaciones en los Estados Unidos que se especializan en colocar a bebés con Síndrome de Down en familias que los reciben con amor en casos que sus madres no se sientan capaces de satisfacer las necesidades especiales que estos niños necesitan.

Evite la inducción de partos prematuros

Algunas mujeres son aconsejadas a interrumpir su embarazo cuando existe una anomalía fetal no compatible con la vida después del nacimiento, teniendo ella una inducción prematura de su trabajo de parto. Sin embargo, llevando a su niño a término, la madre se beneficia con la protección en contra del cáncer de mama. Existen en Estados Unidos hospicios perinatales para estos niños, donde son atendidos después del nacimiento.

Tenga información sobre alternativas sobre los cuidados de su salud

Use tratamientos no hormonales que están disponibles para tratar la osteoporosis, acné o reglas dolorosas. Use la planificación natural de la familia (PNF) para el espaciamiento de sus embarazos en vez de píldoras anticonceptivas, parches o inyecciones.

Las palabras impresas en azul se pueden encontrar en el glosario.
Haga clic aquí para abrir el Glosario.
El glosario se abrirá en una nueva ventana.

Breast Cancer Prevention Institute

En Resumen

Hay muchas maneras por las cuales la mujer puede reducer su riesgo de cáncer de mama, a través de evitar el uso de medicamentos y hormonas innecesarias y tener cambios en su alimentación y estilo de vida. Los hallazgos de cáncer de mama por mamografía cuando son pequeños, aumento la supervivencia de las mujeres. Pequeños tumores usualmente son mas diferenciados y tienen menos posibilidades de extenderse a los nódulos linfáticos.


Breast Cancer Prevention Institute

Glosario

Aborto espontáneo
Es la pérdida natural de un embarazo, sin que medien medios artificiales
Aborto inducido Terminación del embarazo por procedimientos quirúrgicos o medicamentosos
Arimidex
Ejemplo de un medicamento que bloquea la enzima aromatasa
Aromatasa
Enzima responsible de la producción de estrógenos presente en los ovarios y también en el tejido graso
Carcinógeno o iniciador de cáncer
Un agente que causa que una célula normal se transforme en una célula cancerosa
Ciclo Menstrual Anovulatorio
Ciclo menstrual en la que no se libera el óvulo, por lo cual se producen niveles bajos de estrógenos.
DHEA
Dehidroepiandroterona, un producto adrenal inactivo, el cual declina con la edad. Puede ser convertido en estrógeno en el hueso y en el tejido vaginal, y puede ser usado para tratar los síntomas menopáusicos
Diferenciación
Maduración de células, de células inmaduras susceptibles al cáncer, a células maduras resistentes al cáncer
DIM
Diindolilmetano, un metabolito de indol-3-carbinol (proveniente de vegetales crucíferos), el cual ayuda a la inactivación de los estrógenos
Enfermedad mamaria proliferativa
Tejido mamario que ha tenido un crecimiento "exagerado". Ej., la hiperplasia ductal, la cual consiste en muchas capas de células que se forman desde una sola capa
Estrógenos
Los tipos principales de hormonas sexuales esteroideas femeninas, principales responsables del crecimiento mamario
Gen
Una parte de AND en el núcleo de las células que controla un carácter hereditario
Gen BRCA
Defecto genético que puede herederse y que aumenta el riesgo de Cáncer de Mama
Hiperplasia
Crecimiento exagerado de células normales (ver diagrama de capítulo 4)
Hiperplasia ductal atípica
Crecimiento de células anormales dentro de los ductos mamarios. (ver diagrama en capítulo 4
Lóbulo
Conducto lácteo rodeado de sus conductillos; Las glándulas que producen la leche
Maduración de lóbulos mamarios
El desarrollo de lóbulos y estructuras celulares inmaduras primitivas presentes al nacimiento que son incapaces de producir leche y que son muy susceptibles a los carcinógenos, en células maduras avanzadas, capaces de producir leche y más resistentes a la carcinogénesis.
Mamografía
Estudio de tejidos blandos de la mama hecho por Rayos X para detectar cánceres
Menarquia
Edad en la que se inicia el primer período menstrual
Menopausia Edad en la que se suspenden los períodos menstruales por 12 meses consecutivos debido al cese de la actividad ovárica
Metabolismo Mecanismo por el cual el cuerpo cambia, procesa y elimina las hormonas y otras sustancias químicas del organismo. Ej., los convierte en metabolitos
Mitógeno Agente que causa mitosis
Mitosis El proceso mediante el cual, una célula se divide y se producen dos células
Nulípara Nunca ha tenido un parto
Perimenopausia Los años que preceden a la menopausia cuando los períodos menstruales son regulares
Planificación Natural de la familia (PNF)
Existen muchos métodos por los cuales una mujer aprende a reconocer los cambios que ocurrren en su cuerpo, que le permite saber cuales son sus pocos días fértiles durante su ciclo menstrual (ej., tipo de moco cervical y temperatura basal) PNF no es el "método del ritmo".
Progesterona La hormona esteroidea que se produce para mantener el embarazo, y permite el efecto mitogénico de los estrógenos
Progetágeno Cualquier sustancia que actúa como la progesterona
Proliferación Multiplicación de células a consecuencia de la mitosis
Promotor de Cáncer
Un mitógeno que estimula a las células cancerosas a crecer más rápido
Receptor de estrógeno  
Lugar en las células en donde los estrógenos pueden adherirse, estimulando los cambios y crecimiento de las células
Tamoxifeno Ejemplo de un medicamento que bloquea los receptores de estrógenos

Breast Cancer Prevention Institute

Referencias Bibliográficas

Capítulo 2 – Entendiendo Qué Significa Riesgo

1. Feuer EJ, Wun LM, Boring CC, et al. The lifetime risk of developing breast
cancer. J Natl Cancer Inst 1993;85:892-897.

2. Howe HL, Wingo PA, Thun MJ, et al. Annual report to the nation on the status
of cancer (1973-1998), featuring cancers with recent increasing trends. J Natl
Cancer Inst
2001;93:824-42.

Capítulo 3 - Entendiendo el Cáncer de Mama, Cancerígenos y Promotores

1. Bland KI, Copeland EM. The Breast: Comprehensive management of benign
and malignant diseases, 3rd ed.
Saunders 2004;v1:499-535.

Capítulo 4 – Exposición a los Estrógenos y Riesgo de Cáncer de Mama

1. Bernstein L, Ross R. Endogenous hormones and breast cancer risk. Epidemiol
Rev
1993;15:48-62.

2. Liehr JG. Is estradiol a genotoxic mutagenic carcinogen? Endocrine Rev
2000;21(1):40-54.

3. Potten CS, Watson RJ, Williams CT, et al. The effect of age and menstrual
cycle upon proliferative activity of the normal human breast. Br J Cancer
1988;58:163-168.

4. Russo IH, Calaf G, Russo J. Hormones and proliferative activity in breast
tissue. In Stoll BA (ed). Approaches to Breast Cancer Prevention. Dordrecht,
Kluwer Academic Publishers 1990;35-57.

5. Writing group for the Women's Health Initiative Investigators. Risks and
benefits of estrogen plus progestin in healthy postmenopausal women. JAMA
2002;288:321-33.

6. Yager JD, Davidson NE. Estrogen carcinogenesis in breast cancer (Review) N
Engl J Med
2006;354:270-82.

Capítulo 5 - Madurez de la Mama y el Riesgo de Cáncer de Mama

1. Russo J, Reina D, Frederick J, et al. Expression of phenotypical changes by
human breast epithelial cells treated with carcinogens in vitro. Cancer Res
1988;48:2837-2857.

2. Russo J, Russo IH. Development of the human mammary gland. In Neville MD,
Daniel C (ed). The Mammary Gland, Plenum, NY 1987:67-93.

3. Vorherr H. The Breast, Academic, New York 1974:1-18.


Capítulo 6 - Edad y duración de Exposición a carcinógenos y el Riesgo de Cáncer de Mama

1. Band PR, et al. Carcinogenic and endocrine disrupting effects of cigarette
smoke and risk of breast cancer. Lancet 2002;360:1044-1049.

2. MacMahon B, et al. Age at first birth and breast cancer risk. Bull Wld Health
Org
1970;43:209-221


Capítulo 7 - Historia Reproductiva y el Riesgo de Cáncer de Mama

1. Behrman RE, et al. Preterm birth: Causes, consequences and prevention.
Washington, DC: National Academies Press, 2006.

2. Brind J, Chinchilli VM, Severs WB, Summy-Long J. Induced abortion as an
independent risk factor for breast cancer: a comprehensive review and metaanalysis. J Epidemiol Community Health 1996;50:481-496.

3. Daling JR, Malone DE, Voigt LF, White E, Weiss NS. Risk of breast cancer
among young women: relationship to induced abortion. J Natl Cancer Inst
1994;86:1584-1592.

4. Kelsey JL, Gammon MD, John EM. Reproductive factors and breast cancer.
Epidemiol Rev 1993;15:233-243.

5. Henderson BE, Ross R, Bernstein L. Estrogen is a cause of human cancer: The
Richard and Hilda Rosenthal Foundation Award Lecture. Cancer Res
1988;48:246-53.

6. MacMahon B, Trichopoulos D, Brown J. Age at menarche, urine estrogens and
breast cancer risk. Int J Cancer 1982;30:427-431.

7. Melbye M, et al. Preterm delivery and risk of breast cancer. Bri J Cancer
1999;80:609-13.

8. Potten CS, Watson RJ, Williams CT, et al. The effect of age and menstrual
cycle upon proliferative activity of the normal human breast. Br J Cancer
1988;58:163-168.



Capítulo 8 - Embarazo y el Riesgo de Cáncer de Mama

1. Clark RM, Chua T. Breast cancer and pregnancy: the ultimate challenge. Clin
Oncol
1989;1:11-18.

2. Hoeldke N, Calhoun BC. Perinatal hospice. Am J Obstet Gynecol
2001;185:525-9. Also see websites: www.aaplog.org/perinatalhospice.htm,
www.prenatalpartnersforlife.org.

3. Lambe M, Hsieh C-c, Trichopoulos D, et al. Transient increase in the risk of
breast cancer after giving birth. N Engl J Med 1994;331:5-9.



Capítulo 9 - Radiación y el Riesgo de Cáncer de Mama

1. Hancock S, Tucker M, Hoppe R. Breast cancer after treatment of Hodgkin's
disease. J Natl Cancer Inst 1993;85:25-31.

2. Miller AB, Howe GR, Sherman GJ, et al. Mortality from breast cancer after
irradiation during fluoroscopic examination in patients treated for tuberculosis. N
Eng J Med 1989;321:1285-1289.
11/01/2011 Breast Cancer: Risks and Prevention Bo…
http://bcpinstitute.org/booklet4.htm 31/33

3. Tokunaga M, Land C, Tokuoka S, Nishimori I, Sodes, M, Akiba S. Incidence of
female breast cancer among atomic bomb survivors 1950-1985. Radiat Res
1994;138:207-223.


Capítulo 10 - Genética y el Riesgo de Cáncer de Mama

1. Newman B, Mu H, Batler LM, Millikan RC, Moorman PG, King MC. Frequency of
breast cancer attributable to BRCA1 in a population-based series of American
women. JAMA 1998;279:915.

2. Shubert ER, Lee MY, Mefford HC, et al. BRCA2 in American families with four
or more cases of breast or ovarian cancer: recurrent and novel mutations,
variable expression, penetrance, and the possibility of families whose cancer is
not attributable to BRCA1 or BRCA2. Am J Hum Genet 1997;60:1031.


Capítulo 11 - Anticonceptivos Hormonales y Terapia de Reemplazo Hormonal y el Riesgo de Cáncer de Mama

1. Cogliano V, Grosse Y, Baan R., et al. Carcinogenicity of combined oestrogenprogestagen contraceptives and menopausal treatment. Lancet Oncol
2005;6:552-2.

2. Collaborative Group on Hormonal Factors in Breast Cancer. Breast cancer and
hormonal contraceptives: collaborative reanalysis of individual data on 53,297
women with breast cancer and 100,239 women without breast cancer - from 54
epidemiologic studies. Lancet 1996;47:1713-1727.

3. Kahlenborn C, Modugno F, Potter DM, Severs WB. Oral contraceptive use as a
risk factor for premenopausal breast cancer: A meta-analysis. Mayo Clin Proc
2006;81:1290-1302.

4. Ravdin PM, Cronin KA, Howlader N, et al. The decrease in breast-cancer
incidence in 2003 in the United States. N Engl J Med 2007;356:1670-74.

5. Rossouw JE, Anderson GL, Prentice RL, et al. Risks and benefits of estrogen
plus progestin in healthy postmenopausal women: principal results From the
Women's Health Initiative randomized controlled trial. JAMA. 2002;288:321-33.
12 Lactancia y el Riesgo de Cáncer de Mama


Capítulo 12 - Lactancia y el Riesgo de Cáncer de Mama

1. Collaborative Group on Hormonal Factors in Breast Cancer. Breast cancer and
breastfeeding: collaborative reanalysis of individual data from 47 epidemiological
studies in 30 countries, including 50,302 women with breast cancer and 96,973
women without the disease. Lancet 2002;360:187-95.

2. Newcomb PA, Storer BE, Longnecker MP, et al. Lactation and a reduced risk
of premenopausal breast cancer. N Engl J Med 1994;330:81-87.

3. Romieu I, Hernandez-Avila M, Lozcano E, et al. Breast cancer and lactation
history in Mexican women. Am J Epidemiol 1996;143:543-552.


Capítulo 13 – Metabolismo y Cáncer de Mama

1. Cavalieri EL, et al. Molecular origin of cancer: catechol estrogen-3-4 quinones
as endogenous tumor initiators. Proc Natl Acad Sci USA September 1997;
94:10937-10942.

2. Yager JD, Lieker JG. Molecular mechanism of estrogen carcinogenesis. Ann
Rev Pharmacol Toxicol
1996;136:203-232.


Capítulo 14 – Dieta, Estilo de Vida y Cáncer de Mama

1 Hilgers TW, Stanford JB. Creighton Model NaProEducation Technology for
avoiding pregnancy. Use effectiveness J Reprod Med 1998;43:495-502. Also see
the following websites: www.NaProTechnology.com and www.woomb.org.

2. Khuder SA, Mutgi AB, Nugent S. Smoking and breast cancer: a meta-analysis.
Rev Environ Health. 2001;16:253-61.

3. Labrie F, et al. Effect of 12-month dehydroepiandrosterone replacement
therapy on bone, vagina, and endometrium in postmenopausal women. J Clin
Endocrinol Metab
1997;82:3498-3505.

4 . Orentreich N, Brind JL, Rizer RL and Vogelman JH. Age changes and sex
differences in serum dehydroepiandrosterone sulfate concentrations throughout
adulthood. J Clin Endocrinol Metab1984;59:551-55).

5. Schmidt PJ, et al. Dehydroepiandrosterone monotherapy in midlife-onset major
and minor depression. Arch Gen Psychiatry 2005;62:154-62.


Capítulo 16 – Estrategias Para Bajar el Riesgo de Su Cáncer de Mama

1. Auborn KJ, Fan S, Rosen EM, et al. Indole-3-carbinol is a negative regulator
of estrogen. J Nutr 2003;133:2470S-2475S.

2. Fowke JH, et al. Brassica vegetable consumption shifts estrogen metabolism
in healthy postmenopausal women. Cancer Epidemiol, Biomarkers Prev August
2000;9:773-779.

3. Lee HP, Jourley L, Duffey SW, et al. Dietary effects on breast cancer risk in
Singapore. Lancet 1991;337:1197-1200.

4. Yager JD, Lieker JG. Molecular mechanisms of estrogen carcinogenesis. Ann
Rev Pharmacol Toxico
l 1996;136:203-232.


Breast Cancer Prevention Institute

 

All images and content are Copyright 2005,2009 Breast CancerPrevention Institute.
Small quantities of this booklet can be printed for personal use.

dropshadowtr.gif (161 bytes)
dropshadowbl.gif (166 bytes) dropshadowbr.gif (161 bytes)